23 DE junio DE 2016

Glamour Italiano

Glamour Italiano

En esta ocasión tuve la oportunidad de probar el Fiat 500. Desde su aparición en el mercado en el año 2007, es un auto que ha causado revuelo por su utilidad, diseño y un carácter muy fuerte a pesar de ser un auto de los más pequeños en la industria.

El Fiat 500 2016 no es un modelo completamente nuevo, sino un auto renovado y mejorado. La verdad no era necesario, ya que su éxito ha sido tal que los consumidores lo siguen amando.
Prueba de ello es que la distancia entre ejes de mantiene en sus 2.3 metros y las dimensiones exteriores son prácticamente iguales: 3.57 de largo, 1.63 de ancho y 1.49 de alto.

Los diseñadores se han dedicado a mejorar y poner el día los aspectos más débiles de este Fiat.
Por ejemplo, la defensa delantera es el nuevo diseño y estrena nuevas entradas de aire en la parte inferior. En el frontal también destacan las nuevas luces que gracias a la tecnología LED ofrecen una imagen más moderna. Además, los faros delanteros utilizan un innovador módulo que mejora la visibilidad.
La realidad es que desde que lo ves el auto se siente divertido. Y cuando te subes la sensación que da es diferente a la que he sentido en cualquier otro auto. Digamos que como volver a ser adolescente por segunda vez.
Si bien la versión que probé no es sumamente potente y deportiva no hace falta. El color rojo del auto, los interiores, sus dimensiones y este diseño retro como eran esos coches hace ya varias décadas lo hace ser único en el mercado.
El ser chiquito y que se produce desde el 207 no quiere decir que no sigue acaparando miradas. Es como un juguetito pero de verdad.
La versión probada tiene 101 caballos de fuerza y motor de 1.4 litros.esta versión easy tiene todo lo necesario para divertirse cuando circulas durante el día.
La gran pregunta es: “¿Un auto de tan pequeñas dimensiones puede ser cómodo?” sin duda sí. Está muy bien diseñado y un conductor alto puede manejar cómodamente y llevar pasajeros en la parte posterior. Es una sensación algo rara verlo pequeño por fuera y cuando te subes parece que estás en un auto bastante grande.

Se maneja muy bien, muy fácil, es ágil con una dirección suave, muy buenos frenos y gracias a su poco peso también tienen muy buena estabilidad. Lo mejor, el precio, desde 244 mil 900 pesos con caja manual hasta versiones ultra deportivas de Abarth, hay para todos los gustos.

Via: EXCELSIOR