30 DE junio DE 2020

La historia de Abarth y Fiat: alto desempeño a la italiana

La historia de Abarth y Fiat: alto desempeño a la italiana

Desde la creación de los automotores, las compañías italianas han destacado por la calidad, diseño y velocidad de sus vehículos; famosos y reconocidos alrededor del mundo. Hoy te hablamos de Abarth, una marca que lleva años inyectando potencia a los autos Fiat.

¿Qué es Abarth?

Abarth es una marca italiana enfocada en crear automóviles potentes y de competición, así como autopartes para los mismos. Este espíritu de competitividad viene de sus fundadores, Carlo Abarth y Armando Scagliarini.

La historia de Abarth

Carlo Abarth, un experto mecánico y motociclista

A los 16 años, Carlo Abarth comenzó a diseñar chasis para motocicletas. A los 19, obtuvo un trabajo reparando motos de carreras y como piloto de pruebas. Pronto tuvo la oportunidad de competir en reemplazo de un piloto y rompió el récord de velocidad dos veces consecutivas.

Desde 1929, a los 21 años, Carlo construía sus propias motocicletas de competición. Mismas que usó para coronarse campeón de Europa en cinco ocasiones, sin ayuda de ninguna compañía que lo respaldara.

La creación de Abarth

En 1939, un accidente obligó a Carlo a retirarse de las completamente de las carreras. Durante la Segunda Guerra Mundial permaneció en Austria, su país natal, experimentando con motores. Cuando terminó la guerra se mudó a Italia donde comenzó a trabajar para la empresa automotriz Cisitalia, diseñando el Cisitalia 360.

Distintos problemas hicieron que la empresa quebrara, por lo que Carlo no recibió pago alguno. Entonces, decidió tomar lo que quedaba de la compañía y fundar Abarth & C. junto con Armando Scagliarini, un corredor amigo suyo.

Desde entonces, el escorpión, distinguió a la marca. Este logo fue elegido ya que era el signo zodiacal de Carlo y a que sus coches se distinguían por ser como este animal: pequeños, veloces y ágiles.

Abarth creó su propio equipo de carrera y para financiar las modificaciones a los autos comenzó a fabricar silenciadores y tubos de escape. Sus silenciadores, aunque más costosos, fueron muy populares por su calidad y distintivo sonido.

El primer Fiat Abarth

En 1955, Carlo Abarth vio la oportunidad de convertir el pequeño Fiat 600 en un auto deportivo compacto y económico. Usó la base de Fiat 600, le colocó un motor de 750 cc para duplicar su potencia y cambió el carrozado para que fuera más aerodinámico. Dando como resultado el Fiat 750.

Desde entonces ambas marcas fueron inseparables. El auto fue un éxito y Abarth comenzó a vender kits para que las personas pudieran modificar su Fiat 600. Cada kit costaba 250 mil liras, casi la mitad del precio de un Fiat 600 nuevo, pero incluía todas las piezas e instrucciones necesarias para transformar el auto.

En 1956, el mismo Carlo Abarth condujo una versión especial del vehículo, el Fiat 750 Bertone y rompió seis récords diferentes: el de 24, 48 y 72 hrs, el de 5 mil y 10 mil km y el de 5 mil millas.

El legendario 500 Abarth

En 1958, llegó al mundo la más famosa colaboración entre estas dos marcas: el Fiat 500 Abarth.

El famoso 500, diseñado por Dante Giacosa fue ampliamente mejorado por Carlo: incrementó la relación de compresión del motor, cambió el carburador, integró un escape deportivo Abarth y optimizó los sistemas de admisión y combustible. Todos estos cambios duplicaron la potencia del auto, que pasó de 13 caballos de fuerza (hp) a 26 hp.

Este pequeño coche también rompió seis récords internacionales, al recorrer 18,186 km a una velocidad promedio de 108 km/h, durante siete días y siete noches.

Este carro, al igual que otros modelos de Abarth se encontraba constantemente en desarrollo y en 1963 se lanzó Fiat Abarth 595, con un motor de 595 cc que aumentó su potencia a 27 hp. Un año después, en 1964, Fiat 595 SS tenía 32 hp y alcanzaba los 130 km/h, algo muy impresionante para la época.

Este gran talento para modificar autos también se vio reflejado en las pistas de carreras, donde sus autos deportivos, como el Fiat Abarth 1300 OT y el Fiat Abarth 200 Sport Spider, seguían destacando.

Abarth y Fiat se unen

El gran foco de Carlo en crear los mejores autos de competencia, hizo que los costos de operación fueran demasiado altos. Finalmente en 1971, Abarth se fusiona con Fiat, quedando a cargo de preparar autos para rallies y competencias.

En esta época los modelos de Fiat Abarth dominaron las competencias: tomaron el segundo lugar en los campeonatos mundiales en de 1973 a 1975; Fiat Abarth 124 ocupó los tres primeros lugares en el en el Rally de Portugal de 1974, y Fiat 131 Rally conquistó las pistas desde 1976 hasta 1980.

Fue en medio de todos estos éxitos que Carlo Abarth falleció a los 71 años, en 1979. En su legado se hallaban 10 récords mundiales, 133 récords internacionales y más de 10,000 victorias en la pista.

El futuro de Abarth

Desde entonces, Abarth ha continuado con la filosofía y trabajo que la distinguía, creando y modificando autos deportivos, de gran potencia.

En 2007, Abarth se renovó con un nuevo complejo en Turín, de 23 mil m2, que alberga las divisiones de diseño y producción, además del equipo de carreras de Abarth.

Entre sus creaciones más recientes se encuentra el nuevo Fiat 500 Abarth, salido en 2019 por tiempo limitado. Su motor supercargado de 160 caballos de fuerza supera por mucho al 500 Abarth original y seguramente dejaría muy contento a Carlo.

Si bien aún no hay noticias de lo nuevo que traerán Abarth y Fiat, estamos seguros de que será tan increíble como siempre lo ha sido. Sigue nuestro blog y mantente siempre actualizado con las últimas noticias del mundo automotor.

cerrar